Cea y su Calle de la Cruz

Los años pasan y los recuerdos quedan, pasando a través de las gentes, en el decir, recordando lo pasado, para que no se olvide, lo mejor, es plasmar los hechos  o recuerdos por medio de la escritura en el preciado papel, que, así lo guarda para la enseñanza de nuevas generaciones.

Nuestra  Villa desde la época de los Castros y sus  Medorras, con su Castro del Lodairo y sus Medorras de Aguaceiros y Gandaral, ha pasado por distintas épocas, situándonos en los años del descubrimiento del Apóstol Santiago, y las peregrinaciones,  va evolucionando hasta que se hace Villa, y, adquiere feria, a petición del Abad D. Arias Pérez. Al  Rey  Sancho  IV  el Bravo el  09–08-1.286 quién concede ese privilegio a los monjes para uno de sus cotos que lo era Cea, dado en Ribadavia en uno de sus viajes, donándoles  también por esas datas, la iglesia parroquial de San Payo de Castrelo. Con la feria, los molinos, tenerías, hornos, cambio de postas, telares que también existían para dar salida a las plantaciones de  lino, va adquiriendo su grandeza, y, también se halla en el camino de la ruta de la plata o mejor decir en el camino de Castilla que también más tarde han seguido nuestros segadores, van llegando hasta nosotros gentes y razas de otras latitudes o naciones, pues siempre la historia nos la han escrito a su manera, haciéndonos creer que todos los gallegos somos descendientes de los Celtas, ignorando otras razas que tuvieron gran importancia en nuestro pueblo a nivel intelectual-comercial y por tanto económico, siendo con su inteligencia el motor que movía la riqueza asentada en los grandes cotos de los Monasterios como el de Osera, Celanova, Melón, Montederramo, San Clodio con las plantaciones de cepas por nombrar algunos de sus trabajos. Me Refiero a los JUDIOS, que huyendo de las gentes árabes que dominaban el sur de España, y que como hoy siempre estuvieron en desacuerdo dada sus distintas creencias religiosas, se allegaron a nuestras tierras del noroeste donde eran tratados como iguales a través de los siglos, pues, después de la expulsión de 1.492 por los Reyes Católicos que todos conocemos, en el noroeste, nuestra Galicia dejo pasar casi 100 años más, hasta 1.575 en que se les ocasiona las primeras molestias pues católicos y judíos vivían en perfecta armonía, y cuando empezaron los inquisidores tenían cerca la frontera portuguesa para alejarse del peligro.

Nuestra Calle de la Cruz, hoy sigue existiendo para recordarnos el barrio judío de nuestra Villa con sus calles estrechas como recuerdo del pasado de nuestros abuelos, a semejanza de las grandes juderías de España, llámense Gerona, Palma de Mallorca, Ribadavia, Córdoba, con el sin igualMaimonides. El sabio  hebreo más célebre e influyente de la edad media. Desde la distancia de estos recuerdos y en la pequeñez de nuestra Villa se ve reflejada la presencia de estas gentes a lo largo de nuestra calle de la Cruz en donde, situarían la sinagoga para efectuar sus rezos.

Siendo también importante los apellidos de las gentes actuales que nos recuerdan a nuestros antepasados, así: Los Franco, Pérez, Gómez, Enríquez, Losada, Rodríguez, Pereira, Méndez, López, Torres...etc., son presentes en gran abundancia como muestra de nuestro pasado judío, siendo su presencia tan fuerte, que la única iglesia importante se rehízo en el siglo XVII la vieja de Fondo de Cea, pues la del Cristo desaparecida era posterior y la de la Saleta se inaugura en 1.908. No estando dotada la Villa de casa rectoral como tienen otras parroquias, lo que nos da muestra de la fuerte presencia judía como sigue recordándonos la CALLE de la CRUZ       

ANGODA

Español

Webstats4U - Web site estadsticas gratuito El contador para sitios web particulares