El Viejo Carro

Español

He pasado la mañana deshaciendo el viejo carro romano que llevaba unos cuarenta años o más aparcado en la vieja casa y cuya utilidad en la actualidad era nula, pués como cosa vieja y fuera de servicio que el modernismo ha impuesto en estos últimos años ya no tiene objeto conservarlo a no ser como pieza de museo.

El carro romano ha sido un símbolo del pueblo desde que se inventaron las ruedas colaborando con la economía de nuestros antepasados al correr del tiempo.

Hoy la mecánica se ha impuesto y los tractores han sustituido al viejo carro de madera que nuestros artesanos valiendose de los medios a su alcance, llamese madera de roble o castaño construían en sus talleres de carpintería con símples herramientas manejadas a mano, muchas veces construídas por los herreros bajo la ídea de los carpinteros según sus necesidades en el trabajo ha realizar; llamese Formón, Taladro, Martillos, birbiquis y clavos propios para adosar las láminas de hierro a la parte de madera que estaba en contacto con el suelo y así durara más en aquellos caminos de piedra que a través de los siglos las ruedas iban desgastando las piedras por donde pasaban una y otra vez, cargados estos carros con las materias primas que daba el monte, como el tojo que servía de cáma al ganado y luego de abono para las tierras.

Cuanta historia acumula en su maderamen el viejo carro que hoy estoy destruyendo, sus viejas maderas negras y duras que a la moderna motosierra se le hace muy duro cortar, podian hablarme de algunos años o siglos en que el pequeño árbol se fue desarrollando, del hermoso clíma que dicho arbolito disfruto sin contaminación, me hablaría del tiempo pasado, de su infancia, de su madurez, a lo largo de su vida, de las gentes que le vieron crecer, de sus inquietudes de su felicidad, de sus tristezas y todo esto pasaría como en la bola de la Araucana de Alonso de Arcillaa traerme esos recuerdos destacando, sus constructores pués tendría que hacer mención a la perfección con que trabajaban mi padre y mi tío Dámaso en la construcción de estos carros que eran el orgullo de estos maestros carpinteros, lo mismo que Don Manuel “ Calloca” que en la rama de carpintería solo se dedicaba a la construcción de carros.

Ya es historia el viejo carro y como dijo Sócrates todo cambia nada es, las nuevas generaciones no te recordaran ni te daran el valor que has representado en las gentes que hoy existen gracias a tú contribución para el desarrollo de los pueblos y que hoy te olvidan pasando ha ser una pieza de museo.

FDO.: ANGODA

Webstats4U - Web site estadsticas gratuito El contador para sitios web particulares