Fray José Gómez - Obispo

Galego

Hoy día diez de enero de 2.008, partimos de San Cristóbal de Cea a las 10 de la mañana, 30 personas ocupan el autobús de la empresa Pérez para encaminarse a la capital de Lugo. Érase un día de color oscuro que a veces aparecía el sol aunque el solsticio de invierno reduce las horas de luz produciendo la oscuridad.

Al salir de Cea, los viajeros del bus van contemplando el viaje rebasando la ruta de los pueblos: A Grela, Cobas, Portamieiro, Pazos de Monte, Tolda, A Barrela, Chantada, Guntín y Taboada. A la vista de la ciudad, poco a poco llegamos a la LUCUS AUGUSTI, para contemplar la muralla de 2.117 metros de longitud construída por los romanos para defenderse contra la invasión de los bárbaros como así habían hecho en Roma y otras ciudades a mediados del siglo III.

Nos adentramos en el recinto amurallado, abandonando el autobús para acercarnos a la Catedral, la cual divisábamos por las torres y así encontraremos lo que buscamos, para rendir homenaje a Fray José. Al lado de la Catedral se encuentra el Palacio Episcopal, siendo su residencia a lo largo de 27 años, la cual abandona en este dia 10 de enero para encaminarse a la Catedral en busca de su definitiva morada en la Capilla de San Froilán, (obispo Astur-Leonés-Lugo de mediados del siglo IX en León, principios del Siglo X). Eremita durante varios años en el monte Corueño junto con san Atilano. Fue consagrado obispo de León, patrón el día 5 de octubre de Lugo.

Su residencia  Palacio Episcopal es un típico edificio del barroco urbano gallego, se encuentra ubicado en la hermosa plaza de Santa María en pleno corazón de la ciudad. Las gentes eran tantas que era imposible cruzar el recinto, a los viajeros de Cea, nos permite su secretario Mariano adentrarnos en la sala para rezar nuestras preces a Fray José y saludar a sus hermanos, dado que a todos nos conocía por los 24 años continuos que nos visitaba en los Días de Difuntos. Ya eran las 10 de la mañana en la plaza de Santa María, los sacerdotes de la provincia se fueron acumulando para esperar la salida del obispo y rendirle su pleitesía a quien ha sido su jefe eclesiástico a través de tantos años.

Como las ceremonias religiosas eran a las 12 horas y en el Palacio Episcopal las gentes dejan la sala libre para otros visitantes, damos un paseo por el recinto amurallado encontrándonos con viejas calles llenas de comercios como la Catedral, Santa Cruz y otras de parecido histórico a través del tiempo. Nos acercamos a tomar  algo entrando en un viejo  café, de nombre El Centro, que en el año 2003 había cumplido 100 años y que el obispo Fray José había bendecido, los camareros me recordaron aquel momento enseñándonos unas fotos de dicho acontecimiento, resaltando la simpatía del obispo como recordaban sus antepasados y aún recordamos los que éramos niños.

A las 12 se inicia el traslado de Fray José desde el Palacio Episcopal a la Catedral a manos de sus amados sacerdotes, en el corto camino que separa a los dos edificio, el sol, lucía lentamente como dando a Fray José su adios al astro Rey. Se adentran en la Catedral por la puerta principal al lado de la puerta de Santiago. Ya en el interior las  gentes llenan el recinto, por lo que los acompañantes tenemos que seguir en el exterior de la Catedral. La lluvia, como sintiendo la tristeza de quien nos abandona, empieza a deslizarse sobre los fieles que escuchabamos la oratoria del Obispo Amigo, que también se llama Carlos Amigo.

Realizadas los ritos religiosos, los sacerdotes trasladan los restos para depositarlo en la Capilla de San Froilán como había deseado; Nos despedimos para retornar a nuestro pueblo. Nos hubiera agradado el que volviera con nosotros, para ocupar el recinto en que en el día de difuntos tantos años nos ha acompañado.

Con el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, amigo personal del fallecido, seis presbíteros condujeron el féretro hasta el templo,  contando con presencia del Arzobispo de Santiago, Julián barrio, y otros 10 obispos y casi 400 sacerdotes y también estuvo el que será su sucesor Alfonso Carrasco.


La catedral; construida en el emplazamiento de una antigua iglesia del siglo VIII que había sido edificada por el Obispo Odoario, restauradaor de la  diocesis después de la invasión musulmana de la península. La actual catedral románica inició su fábrica entre los años 1.114 y 1.133 bajo la dirección del maestro Raimundo de Monforte, siendo Pedro III el Obispo de la ciudad. A fechas posteriores corresponden la Capilla de la virgen de los Ojos grandes 1.726 a 1.736, patrona de la ciudad; una de las obras cumbres del barroco gallego cuyo autor fue Fernando de Casas Nóvoa. La sancristia de estilo barroco de Domingo de Andrade en 1.680. El antiguo Retablo Mayor obra de Cornelis de Holanda 1.531 a 1.534 y la magnifica sillería tallada por Francisco de Moure 1.621 a 1.625.

En la hermosa catedrál haciendo el nº 100 de obispos de la  “LUCUS AUGUSTI”, figura Fray José Gómez González para descanso de su última morada.                 

ANGODA

Webstats4U - Web site estadsticas gratuito El contador para sitios web particulares