La Villa de Cea tiempo atrás

Galego

La historia de los pueblos suele ser imprecisa y borrosa por falta de fuentes, así ocurre con Cea, su provincia y la propia Galicia, dado, que la conservación de los restos prehistóricos son difíciles de conservar, a causa de la humedad y la acidez del suelo.

Según Hugo Obermair, en su viaje Prehistórico por Galicia, la existencia de seres humanos en nuestros suelos se remonta a los días lejanos del Paleolítico Inferior de hace más de quinientos mil años, pero estas cifras, se quedarán pequeñas ante los descubrimientos de Atapuerca en Burgos y en otras excavaciones realizadas por los arqueologos, en otros yacimientos.

Se habla de los O Extrimios como un pueblo pre Celta ocupando nuestras tierras, en la Edad del Bronce y de los Sefes; aúnque más realista es la teoría de Adolfo Shulten que afirma fueron los Ligures los que poblaron el Norte de España antes de la llegada de los Celtas. De esta Edad del Bronce 1.800 años a.c son los Petroglífos o gravados rupestres al aire libre que se encuentran en Cea en las inmediaciones de la Martiña y el monte del Espiño, siendo de esta época las mamóas que se encuentran a ambos lados del camino Real a Oseira a unos 1.300m. de lo que fue el Castro de Cea, la mayor de ellas conocida bulgarmente por “chouso do Aragón” por ser herencia de su mujer,siendo la propiedad de la familia Pérez Robles, hoy en manos de otros propietarios. Estas mamóas fuerón exploradas por el arqueólogo Díez Sanjurjo, siendo donado lo poco encontrado al Museo Arqueológico Provincial de Ourense.

De ésta Mamóa me hablaba mi tía abuela Rosa Fernández Pérez, puésdado que la finca pertenecía a sus padres, cuando se encontraba pastoreando el ganado, para protegerse de las inclemencias del tiempo, se refugiaba en la medorra, la cual según su decir, era muy espaciosa con grandes losas en su interior; Al lado del fuego en las noches invernales, aquella mujer pequeña pero llena de encanto en su decir gallego, llenaba mi mente juvenil con sus cuentos y leyendas, acompañando sus canciones gallegas al son de la pandereta de la cual era una artista según el decir de las viejas gentes del pueblo que la conocieron en su juventud. ¿ Qué pena? No haber recogido para la posteridad las muchas canciones gallegas que de su ser brotaron en las distintas fiestas o fiadeiros que en su larga vida han sido.

Hoy la Mamóa, según mi reciente visita se encuentra hundida y en mal estado.

Según Otero Pedrayo en su ensayo histórico sobre la cultura gallega aparecen en el contorno de la Villa de Cea restos indudables del tiempo romano con cultos anteriores, al santuario de Covas llenas de tradiciones y leyendas, con la existencia de varios poblados con matiz Celta, como son: los Castros de, Covas, Martiña, Lodairo, Coto, San Facundo, Castrelo y Vainte un poco más lejos, por lo que la Villa de Cea preside un hermoso paisaje castreño.

Los Castros según su asentamiento y sistema defensivo podían llegar a ser pequeñas o grandes fortalezas como el de Vaínte o San Facundo; el de Cea parece que era de los sencillos, con un muro que le cercaba dando protección a las casas por lo que no hay restos de su existencia; En su asentamiento se encuentra hoy el campo de fútbol que sigue llevando el mismo nombre que tenía el castro “ O LODAIRO”.

El pueblo de Cea siempre tubo buenos vates que unas veces como crítica y otras para cantar los encantos de la naturaleza que nos rodea han dejado la sapiencia de su ingenio en sus estrofas populares.

Lodairo, Cresta d`o povo

Mirador d´o meu contento.

Desde ti vexo Cea,

E sinto fungar o vento.

Vexo picoutos e serras,

Martiñá e Madalena;

Vexo povos e riveiras

Vexo Covas e a Grela

E tamén vexo a Saleta

A Virxen d`a miña terra.

ANGODA

Webstats4U - Web site estadsticas gratuito El contador para sitios web particulares